Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, reivindicamos como cada año a través del deporte que todos y todas tenemos un papel que desempeñar en la creación de un mundo más justo.

Podemos construir un futuro en el que todas las personas puedan vivir con dignidad y respeto, sin importar su origen o circunstancias. ¡Unámonos en solidaridad y trabajemos por un mundo más justo para todos y todas!